Historia general de España. VII: Desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII por Modesto Lafuente y Zamalloa

Historia general de España. VII: Desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII por Modesto Lafuente y Zamalloa

Titulo del libro: Historia general de España. VII: Desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII

Autor: Modesto Lafuente y Zamalloa

Número de páginas: 811 páginas

Fecha de lanzamiento: May 28, 2018

Obtenga el libro de Historia general de España. VII: Desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII de Modesto Lafuente y Zamalloa en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Modesto Lafuente y Zamalloa con Historia general de España. VII: Desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII

Nos acercamos a uno de esos momentos críticos, supremos y solemnes de las naciones, en que el exceso del mal inspira y aconseja el remedio, en que la indignación por la perfidia que se observa en unos, el dolor de las humillaciones y de la degradación que se advierte en otros, producen en un pueblo una reacción viva y saludable hacia el sentimiento de su dignidad ultrajada, le hacen volver en sí mismo, le sugieren ideas grandes y nobles, le dan el valor de la ira y de la desesperación, le hacen prorrumpir en impetuosos y heroicos arranques que admiran y asombran, y recobra al fin su honra mancillada, y recupera su empañado brillo. Pero no anticipemos más reflexiones.
Más prevenido esta vez y más avisado que gobernantes y consejeros el instinto popular, tan receloso y desconfiado ya de los franceses como había sido inocente y cándido al principio, veía con pena y con enojo el tortuoso giro que los negocios públicos llevaban. Mortificaba especialmente a la población de Madrid el viaje y ausencia que con engaños y artificios se había obligado a hacer a su querido Fernando, la libertad que por influjo del emperador y de sus agentes en España se había dado al aborrecido Godoy, y el empeño de Murat por que se volviera a reconocer como rey a Carlos IV. Dos franceses que fueron cogidos en una imprenta, tratando de imprimir aquella proclama del destronado monarca cuya publicación había suspendido Murat a ruego de la Junta, sólo se salvaron del furor popular por la maña de un alcalde de casa y corte, apresurándose también la Junta a cortar aquel incidente, aunque de un modo que satisfizo menos al pueblo que al gran duque de Berg. Fuera también de Madrid, en Toledo y en Burgos, hubo motines y alborotos, en que se cometieron algunos excesos, que aunque provocados por la imprudencia y por la audacia de los franceses, servían a Murat para quejarse imperiosa y altivamente a la Junta, ponderando agravios, y tomando pie para importunarla con exigencias y peticiones. (Lafuente)