Lady Thief: La Gata Ladrona por Rachel Patrill

Lady Thief: La Gata Ladrona por Rachel Patrill

Titulo del libro: Lady Thief: La Gata Ladrona

Autor: Rachel Patrill

Número de páginas: 395 páginas

Fecha de lanzamiento: March 3, 2018

Descargue o lea el libro de Lady Thief: La Gata Ladrona de Rachel Patrill en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Rachel Patrill con Lady Thief: La Gata Ladrona

Él… la más peligrosa de las prisiones.
Rainer Solheimsen, capitán del Valhala no solía aceptar encargos de aquella naturaleza, prefería que la Corona y sus problemas los resolviesen ellos mismos, pero cuando la misión llamó a su puerta, entendió que él mismo podía sacar tajada. Él no era un santo y había estado demasiado tiempo detrás de aquellas tierras como para perder la oportunidad de que las escrituras de las mismas pasasen a su nombre.
El viaje prometía ser tedioso y aburrido… hasta que un polizón de ojos dorados apareció en sus bodegas.
Ella… una gata de ojos dorados.
Habiéndose librado por poco del incendio que asoló la prisión, Cat encontró su mejor oportunidad para abandonar la inmundicia de Londres a bordo de uno de los barcos mercantes del puerto. Se infiltraría como polizón y surcaría los mares a dónde quiera que fuese, cualquier cosa para huir de Londres y encontrar un nuevo hogar.
Con lo que no contaba, era que el barco perteneciera al único hombre que debía evitar a toda costa, aquel al que había robado y el cual podría enviarla de nuevo a la cárcel y robarle la libertad que tanto ansiaba para siempre.
Londres prometía ser el campo de batalla de una guerra que ninguno de los dos estaba dispuesto a perder.


........................................................................................................................................................................
La novela que estás a punto de leer es una REEDICIÓN de LA GATA LADRONA, anteriormente publicada bajo mi autoría, pero con el seudónimo de «KELLY DREAMS».
........................................................................................................................................................................