LA SENDA DEL DRAGÓN: LA GUERRA DEL FIN DEL TIEMPO: DIARIO DE GUERRA / I por Eugenio Martinez Hurtado

LA SENDA DEL DRAGÓN: LA GUERRA DEL FIN DEL TIEMPO: DIARIO DE GUERRA / I por Eugenio Martinez Hurtado

Titulo del libro: LA SENDA DEL DRAGÓN: LA GUERRA DEL FIN DEL TIEMPO: DIARIO DE GUERRA / I

Autor: Eugenio Martinez Hurtado

Número de páginas: 616 páginas

Fecha de lanzamiento: August 13, 2014

LA SENDA DEL DRAGÓN: LA GUERRA DEL FIN DEL TIEMPO: DIARIO DE GUERRA / I de Eugenio Martinez Hurtado está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Eugenio Martinez Hurtado con LA SENDA DEL DRAGÓN: LA GUERRA DEL FIN DEL TIEMPO: DIARIO DE GUERRA / I

La gente normal le llama Târríen, los Heniäe, la Antigua raza, lo llaman Kharría Tarríen, los eruditos del Imperio Khardesita, versados en las ciencias y el redescubrimiento de la tecnología, se refieren a él como Therría Kherrhiia Tarríen, y los adeptos a la brujería y nigromancia de la Tierra de Arkhem lo llaman Thenrrhía Kharrhíen Tarríen. Pero, independientemente del nombre que se le dé, el mundo languidece.
Los Primeros Humanos, en su afán explorador, buscaron en el negro corazón del cosmos y le encontraron. Aggleddhull despertó, y sus huestes vinieron a la tierra; un campo de cría, repleto de alimento. Los Primeros entablaron una guerra de diez mil años desde sus ciudades de plata. Y, finalmente, sólo les quedó una última opción. El fuego de la creación.
La luna se quebró en dos en los cielos, y el mundo se sumió en el polvo y la ceniza, y una segunda extinción arrasó el mundo. Aunque la vida continuó. Y, donde antes sólo estaban los Primeros, fueron apareciendo distintas especies, evolucionando, adaptándose. Unas imbuidas de la ciencia y la lógica, del pensamiento abstracto, otras capaces de retorcer la realidad mediante el poder de sus mentes, y otras formadas de la esencia primigenia de la creación. Todos ellos medrando en Târríen. Todos ellos herederos de los Primeros Humanos.
En este mundo había crecido apaciblemente Melinssaa`Eyna, navegando a bordo del “Emprendedor”, el barco de sus ancestros, hasta que comenzó a tener “sueños”. Un mundo en el que los dioses hacían oídos sordos a los ruegos de sus fieles, la ciencia estaba estancada y el tejido mismo de la naturaleza amenazaba con desmembrarse. La joven Melinssäe era un faro de esperanza para unos, y de fatalidad para otros.
Tharek Driss, obligado a dejar a un lado su noble origen y zambullirse en los bajos fondos, demostrando siempre que era el mejor ladrón, espadachín y amante. Establecido en el Dédalo, el barrio más corrupto y decadente de la ciudad portuaria de Nublada, y contratado Tadàin de Rous para robar un oscuro y antiguo libro. Con la memoria de su madre y hermana aún vivas, con el recuerdo del agravio contra su padre y su apellido, y la nostalgia de su patria en el corazón, no podía imaginar cómo su mundo cambiaría para siempre. Nuevas aventuras, enemigos enconados y dolorosas heridas , pero también una amistad como no recordaba en años. Una amistad por la que matar, y por la que dar la propia vida.
Para SineHard la existencia ha sido un largo camino de penas y lágrimas durante años. Vagando sólo por el continente occidental de Târríen haciendo lo que mejor sabía; luchar. Había servido a los reyes–caballeros de Lerthan, había peleado para los nobles de Acrotiria contra las hordas de la Tierra de Arkhem, había luchado por y para el Gran Padre junto a los fieros guerreros de Isbandem contra los demonios que habitaban en Horreid. Siempre con su pecado en mente. Siempre con su fracaso en el corazón. Porque, aquél a quien los miembros de la Antigua raza habían llamado “el olvidado”, además de bastardo, desheredado, asesino de la tradición y lamento de sus ancestros, nunca había logrado ser un “Dragonard”. Y, por tanto, le estaba vetado el “Tránsito” al Empíreo tanto como la felicidad en la tierra.
El Imperio Khardesita, defensor de la fe en los dioses de la Luz, el último baluarte contra la Oscuridad, el ejemplo a seguir y los iniciadores de la sagrada cruzada contra los otros dioses; ni siquiera el gran padre había merecido su perdón. Bajo el liderazgo de Regio Valerio Audax, y con el asesoramiento de Axenius, médico de la familia imperial y erudito de reconocido prestigio, las tropas khardesitas avanzaban en el frente Norte contra la decadente Jadalsi sin oposición.
Todos ellos vivirán un trepidante viaje a la Ciudad Vieja, capital de Jadalsi, un imperio de mil años en decadencia. En un mundo donde la magia es cada vez más débil, sólo el portador del “Don” podrá traer consuelo a las gentes humildes. Sólo él puede inflamar la llama de la esperanza.